Inicio > Opiniones > Opinión de Ana María Salazar: Guardería ABC

Opinión de Ana María Salazar: Guardería ABC

Análisis sin fronteras
Ana María Salazar
Crece la indignación en todo México. En lugar de irse perdiendo el interés por el paso del tiempo y las cortinas de humo, surgen más y más voces exigiendo que la trágica muerte de los niños en la guardería ABC en Hermosillo no quede impune.
La competencia arrancó para ver a quién le van a “tirar la bolita” cada día que pasa, tal vez por una estrategia de repartir la culpabilidad tanto entre los socios de la guardería, el Gobierno federal, el Ejecutivo estatal, así como el municipal, reduciendo las posibilidades de que alguien reciba un castigo ejemplar. Un castigo penal que sirva de ejemplo para que en el futuro los funcionarios y empresarios asuman con responsabilidad la delicada tarea de cuidar niños, y además para que todos como sociedad tomemos conciencia de la importancia de la prevención.
El problema de buscar repartir culpas es que esto literalmente paralizó al Gobierno federal, estatal y municipal, por lo que no tomaron los pasos inmediatos que eran obvios: Además de asegurar la atención médica adecuada para los pequeños, era indispensable ordenar la revisión o el cierre inmediato y temporal de todas las guarderías del IMSS en Hermosillo, o posiblemente en el Estado.
Considero que además de estas medidas urgentes, es necesario ordenar una revisión de todas las guarderías y escuelas primarias de Sonora, asignar a un funcionario para atender las necesidades de cada uno de los padres de los niños muertos y heridos. Reuniones desde el lunes pasado con las asociaciones de padres de las escuelas. Programación especial para padres de familia en radio y televisión, proporcionando recomendaciones de cómo platicar sobre el incendio y las muertes de estos niños con sus hijos, además de identificar cuáles son los requerimientos básicos para tener una guardería y escuela segura, y sobre todo, el mismo viernes del incidente deberían de haber detenido de manera precautoria, mientras se deslindaban las responsabilidades, a todas las personas (particulares y funcionarios públicos) que estuvieran vinculados con esta tragedia.
En cambio, el Gobierno federal, estatal y municipal simple y llanamente se tardaron días para reaccionar. Qué vergüenza que el Gobierno del DF y algunos gobernadores anunciaron desde el lunes pasado que estarían haciendo revisiones a todas las guarderías, y en el Estado de Sonora, epicentro de la tragedia se ha hecho poco o nada en este sentido.
En lo que se refiere a la investigación penal, yo me pregunto ¿qué hubiera pasado si las 44 víctimas hubieran provenido de la clase social acomodada de Hermosillo? ¿Los socios de la guardería ya hubieran sido encarcelados si no fueran miembros de la clase dorada de Hermosillo o no tuvieran vínculos con el Gobierno estatal y federal?
¿Entiende el procurador general de la República Eduardo Medina Mora y el procurador de Justicia del Estado de Sonora Abel Murrieta Gutiérrez que la investigación de la tragedia en la guardería ABC es la investigación más importante que tienen en sus manos en este momento y definirá la credibilidad de las instituciones que representan?
Mucho más importante que las investigaciones de asesinatos por el crimen organizado y otros delitos, la muerte de estos 44 niños nos llega a todos. Ante la tragedia en Hermosillo, los papás estuvieron estos días más cerca y muchas madres se acordaban de las imágenes del incendio al dejar a sus pequeños en una guardería.
Hermosillo será recordada de ahora en adelante como la ciudad en donde más niños murieron en un incidente de esta naturaleza. Por esta razón es importante que también aspiremos que a Sonora se le reconozca como el Estado que no permitió que la muerte de estos pequeños y el sufrimiento de los sobrevivientes fuera en vano, tomando los pasos necesarios para asegurar que nunca más muera o se lastime un niño por negligencia en una guardería o escuela del Estado.
Mi gran temor es que Sonora y México pasen a la historia como una sociedad que permitió que murieran 44 niños, debido a la negligencia, avaricia e incompetencia de pocos, sin que se impusiera un castigo ejemplar.
¡Como sonorenses no podemos permitir eso!

Ana María Salazar es analista política/experta en temas de seguridad nacional.
Correo: anamaria@anamariasalazar.com
En Internet: www.anamariasalazar.com

Nota Publicada: 12/6/2009

  1. MELY
    junio 17, 2009 a las 5:50 am

    CLARO QUE EN SONORA NO SE APURARON A HACER REVISIONES. SI LOS DUEÑOS DE LAS DEMAS GUARDERIAS EN TODO EL ESTADO Y HASTA FUERA DE EL, SON DE LA MISMA FAMILIA…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: